miércoles, 14 de junio de 2017

Proyecto 3. Proceso.

Con Sofía y Ayelén comenzamos a pensar en el proyecto con la idea de vincular la fantasía y la realidad en una breve situación que esté divida en tres instancias: dos pequeñas escenas en el mundo real, una transición de lo real a lo otro y, finalmente, el otro mundo. Pensábamos trabajar sin diálogos entre los personajes, que toda su expresividad sea a través de gestos corporales o faciales, para así ceder toda la posible interpretación a lo que está sucediendo visualmente.

Este es el guión:

Escena 1. PASILLO DE LA CASA DE LOS HERMANOS. INT. DÍA.
Pasillo con diferentes habitaciones. Iluminación natural, día. HERMANO (16) y HERMANA (14) se asoman por la puerta de una de las habitacione. Tienen la vista fija en un punto que está al final del pasillo. Esperan, sus miradas son atentas. Se escucha el sonido de una puerta cerrándose. HERMANO y HERMANA ingresan rápidamente al interior de la habitación.

Escena 2. HABITACIÓN DE HERMANOS. INT. DÍA. 
HERMANO y HERMANA sacan una caja de debajo de la cama. Se miran, sonríen con entusiasmo. La abren. Una luz blanca sale de su interior.

ESCENA 3. EL OTRO LADO. INT. NOCHE. 
La habitación es grande y oscura. Una larga escalera atraviesa una de las paredes. Un sillón antiguo de terciopelo rojo está en el medio de la habitación, allí sentada está LA MUJER con el rostro tapado por una máscara. La iluminación tiene predominantes azules y violetas. HERMANO y HERMANA descienden por la escalera. LA MUJER gira su cuerpo hacia ellos y les extiende una mano. HERMANO Y HERMANA se sientan a su lado y la abrazan.

Referentes.
Habíamos pensado trabajar la parte del "otro lado" con una edición similar a la que aparece en el 3x03 de Twin Peaks, nos interesa la concepción del uso del  montaje para narrar un espacio donde el tiempo transcurre diferente. También lo pensamos como un referente en cuanto al uso de la espacialidad, el sonido y la iluminación. 



Pensando en la idea de la transición entre "dos mundos" se me vino a la mente el libro de Neil Gaiman "Coraline", que también tiene su película. No sabemos muy bien cómo resolver el momento de la transición en nuestra situación pero en el caso de Coraline, es una puerta secreta que conduce a un tunel, remitiendo a Alice in Wonderland.




No encontré el momento exacto de la escena pero en El Laberinto del Fauno también se ve el cambio de mundos a través de un tunel y una puerta que Ofelia dibuja en la pared. El video es del trailer pero incluye el momento del pasaje:



Lo que tenemos hasta ahora.
- Ya tenemos actriz para La Mujer. Estamos en búsqueda de actores para los hermanos/as.
- Tenemos posible locación para la casa de los hermanos.
- Tenemos la locación donde se va a filmar "el otro lado". Es la sala del teatro Del Borde. Cuenta con un set bastante amplio de iluminación, lo que nos va a permitir trabajar con más profundidad el color y marcar la diferencia entre los espacios.

Fotos del lugar:



Todavía no tenemos nada filmado, ni consultamos la idea con los docentes.

jueves, 1 de junio de 2017

Proyecto 2. Esquicio: Máscara.

Con respecto a los videos de los trabajos vistos en clase creo que, como se dijo, hubo ciertos temas recurrentes. Lo de lo femenino en el cuerpo y en la actitud de un hombre fue un tópico, muchos llevaron a sus personajes a confrontar estas ideas, lo masculino y lo femenino en la misma piel. Hubo retratos que realmente se diferenciaban mucho entre las dos miradas, que parecían personas completamente distintas. Hubo otros en los que no me fue posible trazar muy bien la línea entre uno y otro, parecían muy similares. Definitivamente creo que fue un proyecto que disparó un gran entrenamiento, en muchos niveles. Pienso que, en general, todos, con nuestro diferentes tiempos y procesos, pudimos ir esbozando la acción y el pensamiento de la búsqueda y de la intencionalidad. 

En cuanto a la máscara...bueno, no resultó como queríamos. Trabajé junto a Sofía, Eugenia y Tamara. En nuestras ideas funcionaba perfecto pero cuando la llevamos a lo material nos encontramos con que respondían distinto a lo planeado. Así que gran parte del tiempo se fue intentando arreglarla. Nos juntamos un día  para armarla pero se nos hizo ridículamente complicado pensar en los materiales adecuados para hacer que funcione mejor. De verdad creo que era un trabajo muy lindo e interesante y me da un poco de pena que no haya salido como imaginábamos. Aún así, no estoy del todo desconforme con el resultado. La idea era generar con los alambres una especie de barullo molesto, y ocultar la cara en su totalidad con un material translúcido, que dejara entrever algunos rasgos del rostro. Queríamos algo delicado pero que generara distancia. Pese a todo creo que tiene algo de eso. 

Foto elegida:



Otras fotos:




martes, 30 de mayo de 2017

Proyecto 2. Carácter. Entrega final.

Mi compañera de trabajo fue Eugenia. Viendo otros blogs noté que varios trabajaron con sus compañeros de una forma muy cercana, logrando retratos a veces distintos pero trabajando las ideas en conjunto. No fue el caso entre Euge y yo. Cada una trabajó de forma muy independiente, creo que las únicas veces que hablamos del trabajo fue para coordinar horarios con Sofi. No tuvimos un seguimiento sobre el trabajo de la otra más que para estar de acuerdo en que ibamos a mostrar personajes diferentes, cada una siguió su camino. 
Con Sofi, como también ya mencioné en posteos anteriores, tenemos una forma muy libre para trabajar. No le dije que posara o que expresara algo en particular, lo fuimos encontrando a lo largo de las fotos. De alguna forma ella siempre logra completar la idea, por más que yo no pueda percibirlo en el momento en que capturo. 

En cuanto al retrato, había empezado a hablar sobre la idea en el posteo anterior. Al comienzo del proyecto quería mostrar un personaje más ligado al mundo de la fantasía que de la realidad, o que pueda verse como alguien que está entre medio de los dos mundos, entre las luces y las sombras. Pero me costaba construir al personaje más allá de eso. Tenía la fotografía muy presente en la mente, sabía que iba a estar la máquina de escribir, sabía que iba a estar la presencia del fuego, sabía que iba a ser en ese lugar, a la noche, con ese fondo, con esa iluminación, pero no podría focalizar en la personalidad de este carácter. Como dije anteriormente, la lectura de "Mujeres que corren con los lobos" me despertó otras ideas e inquietudes que quería que Sofía exprese y pese a que todas estas ideas fueron posteriores al momento en que la foto elegida fue tomada, de alguna forma intenté vincularlo para poder darle personalidad y vida a la persona retratada. 
Este carácter se completa con la imagen, el video y el registro de la voz. Lo que Sofía dice en el audio es un fragmento del libro de Clarissa Pikola Estés y puede interpretarse como su pensamiento durante el proceso de escritura.  La expresión de Sofía me generaba la idea de alguien desepcionado. Así que, pensando en personalidades como la de Hannah Arendt o la propia Pikola Estés, imaginé a esta escritora, sensible, decepcionada, contraponiendo su forma de vestir y la época a la que pertenece, con lo que piensa y siente. Tiene una máquina de escribir, tiene el poder de la palabra. Tiene la esencia ultraviviente del fuego, la potencia de la llama y la necesidad de conectar con su mujer ancestral.  

Mi retrato:


El retrato de Eugenia:



Video:




Registros de voz:




Proyecto 2. Carácter. Proceso.

Ya tengo definida la entrega pero no puedo sacarme la sensación de que mi proceso en este trabajo no fue tan arduo en cuanto a la captura de imágen, como lo fue en cuanto al proceso mental que conllevó concebir al personaje: su historia, sus pensamientos, su personalidad, sus inquietudes. La idea de la fotografía ya la tenía pensada casi desde el momento en que se planteó la consigna, y estaba muy decidida a la estética de la fotografía, a los elementos que la iban a conformar, a la época a la que iba a remitir, a la vestimenta que iba a utilizar Sofía. Tenía muchas decisiones visuales ya tomadas pero desconocía la identidad del personaje.

Durante el proceso del trabajo empecé a leer el libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarrisa Pikola Estés que, en resumidas palabras, plantea un estudio sobre el arquetipo de la mujer basándose en los cuentos y narraciones que recorren la historia de la humanidad desde todos los tiempos. Habla de la mujer salvaje como aquella mujer ancestral, viva en todas nosotras, que está en plena conexión con la naturaleza, con la intuición, con la fuerza de los ciclos, con los sentimientos y anhelos profundos, con la creatividad, con el poder de conectar con nosotras mismas y con el mundo. Problematiza cómo esta naturaleza fue domesticada a lo largo de los años por la sociedad, haciendo que nos alejamos de la sabiduría de nosotras mismas, de la mujer salvaje que está viva pero adormecida en nuestro interior. De repente nos volvemos frágiles, indecisas, tenemos miedos, somos inseguras, caemos en los parámetros de la perfección, dejamos que otros cuenten nuestras historias.

Entonces me desencanté de mi imagen, me desencanté de mi idea. Porque veía a mi personaje vacío, inseguro, débil. Creía estar representando una "idea de mujer" que no me interesaba mostrar. Veía en mi retrato una intención: desde el encuadre, desde la iluminación. Sofía estaba transmitiendo expresividad y sabía que podía contar algo, pero pero no sabía qué. O mejor dicho, aquello que mostraba la imagen se contraponía con las ideas que me despertó el libro.

Finalmente, le di muchas vueltas y de a poco todo fue tomando forma. El pesonaje de Sofía ahora tiene personalidad, tiene una forma de pensar, tiene ideas que necesita expresar. La acción que realiza en su retrato (escribir) es lo que la caracteriza (voy a ampliar más en el posteo de la entrega).

Pensando en qué otra vuelta podía darle al trabajo, quise probar otros recursos. Elegí una de las tantas fotos que le saqué a Sofi y armé esta fotografía:


No la hice pensando en trasmitir la idea que venía formulándome, sobre la naturaleza, la desconexión (o la conexión, ahora que lo pienso creo que puede verse de ambas formas) y la mujer. Al menos no de forma consciente. Quería poder armar alguna especie de doble exposición digital y le tapé los ojos porque estaba probando herramientas y me gustó así. Creo que eran ideas que estaban dando en vueltas en mi cerebro y de repente se unieron en una imagen. No sé si es el mejor de los resultados pero quería compartirlo de todas formas.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Proyecto 2. Caracter II.

Los objetos que aparecen en la fotografía solo están allí para hablar del personaje, con la intención de que permitan imaginar su personalidad, su historia. No sé si clasifica como retrato, pero creo que puede llegar a contar algo. En dos fotografías utilicé mariposas. Tal vez como un símbolo de libertad, como representación de la belleza, como elemento de cambio. Tampoco sé si cuentan como retrato pero mezclan la oscuridad y la inocencia, las sombras y la luz, que eran parte de mi búsqueda. No sé si alguna de estas tres fotografías estará cerca de un retrato, pero me interesaba probar y poder mostrar, más o menos, cuál era mi idea para el personaje de Sofía.





Proyecto 2. Búsqueda.

Pese a que habíamos encontrado un posible retrato en última entrega, no quise quedarme sólo con eso. Desde un inicio pensé en crear un personaje, con un entorno que contara algo sobre su personalidad y su vida. El fondo negro de las fotos anteriores no me alcanza para contar lo que me gustaría contar en el retrato.

Hay un ilustrador francés llamado Benjamin Lacombe al que sigo hace bastante. Tomé varios de sus trabajos como punto de partida para comenzar a pensar en la expresividad del personaje de Sofía. Me interesa la composición de la pintura, la característica de los ojos grandes ultra expresivos y melancólicos.


Pensé en que Sofía podría remitirse a una persona de otros tiempos, tal vez no necesariamente ubicada en una época distante. Representarla como alguien que posee un "alma vieja", su ser está en otros tiempos. Que tenga una mirada distante, perdida en recuerdos, pensativa. Me gustaría crear un personaje que tenga un lado inocente, dulce. Y otro lado oculto, oscuro, triste, solitario.  
Elegí a Sofía por varias razones. Principalmente por la comodidad que siente frente a la cámara y lo bien que puede desenvolverse frente a ella. Nos conocemos mucho y hace muchos años, le saqué fotos muchísimas veces y creo que llegamos a un punto en el que no tengo que decirle demasiado para que ella entienda lo que busco de la foto o del personaje. Incluso a veces ni siquiera es necesario decir algo, dejo que ella interprete el entorno y, sin darle ninguna indicación, logra encontrar los gestos, la mirada. Tal vez porque la conozco mucho me cuesta distanciarme, y por eso siento la necesidad de crearle un personaje diferente a lo que ella es en su cotidianeidad.

También estuve viendo pinturas de George Frederic Watts, un pintor victoriano inglés, conocido por sus retratos y la viveza de sus colores.


Aquí pinturas de William Kay Blacklock, en donde el entorno se despega del fondo y comienza a contarnos cosas acerca del personaje a través de objetos y acciones precisas, gestos, posturas.


martes, 9 de mayo de 2017

Proyecto 2: Carácter. I.

Mi compañera de trabajo es Eugenia Boudevin
Es muy probable que el trabajo final tome otro rumbo, pero me interesa mantener la idea de trabajar con los contrastes de las luces y las sombras, que haya una dilimitación nítida entre ambas zonas. Quisiera que siempre exista un lado en ella que permanezca en la penumbra o, incluso, en la completa oscuridad. 

Sofía








miércoles, 3 de mayo de 2017

Proyecto 1. Entrega final.

Visité los camarines de cinco teatros para realizar este trabajo. Pan y Arte, Patio de Actores, Del Pueblo, El Tinglado y Del Borde (de éste último no subí ningún registro). No sabía bien qué estaba buscando así que primeramente quise ver opciones y sacar fotos. El  factor común entre los cinco lugares es, obviamente, que están destinados a lo mismo, pero también, que son ridículamente pequeños. Por eso la decisión de planos cerrados sobre objetos: me permitía tener más variables.  
Finalmente encontré un lugar. Ya no se trataba de cualquier lugar, sino de ese. En las clases encontramos dos fotos en particular (la primera de la ropa y la cuarta del peine) que parecían estar empezando a contar algo, como si hablaran un lenguaje parecido. Empecé a pensar en estas fotografías, tratando de imaginar al personaje que habitaría en un espacio como éste.
Pero ésta última vez, me tomé algunas libertades. En las anteriores exploraciones me disponía a no tocar nada, a no mover ningún elemento en función de la foto que quería tomar. Creía que parte de la "esencia" del lugar estaba en dejar todo exáctamente como estaba antes de que yo apareciera. Pero ya no veía a este lugar como un camarín, comencé a verlo como el lugar de un personaje, de una historia. 
Decidí intervenir un poco y mover los objetos del espacio. Moví los zapatos, agrupé las perchas, direccioné el espejo. Me di cuenta de que este tipo de fotografía no solo me permitía más variables en un espacio de reducido tamaño, sino que también proponía un curioso acercamiento hacia los objetos. Y entonces, de repente, el polvo, la suciedad, las marcas y las manchas de uso, comenzaron a formar parte de la serie.  

Este es el montaje final: 

"Camarín. El Tinglado"




Las agrupé así por dos motivimos. Primero, por colores. Segundo, por ideas: ropa/perchas, zapatos/peine, máscara/maquillaje. El primero fue algo intencional, el segundo se formó solo, mientras elegía las imagenes. La fotografía de la máscara es la única que no tiene líneas, y la única que no tiene un encuadre tan centrado y de frente, pero por alguna razón me pareció que forma parte. Empieza y termina con una cerradura, eso tampoco fue buscado. Me parece que propone cierto recorrido, cierta lectura y que las fotos así montadas se complementan.

Por último, dejo aquí el link hacia Soundcloud, donde están los seis sonidos registrados durante las exploraciones.

domingo, 30 de abril de 2017

Reflexión.

No hice una reflexión puntual de todas las teóricas pero sí me gustaría hacer una general. En pocas palabras: ya no veo las cosas como las veía antes. Las teóricas, el trabajo en comisión, la devolución hacia mis trabajos y hacia los trabajos de mis compañeros, me ampliaron la forma de ver e interpretar una mirada, una fotografía. Mi concepción de una "gran fotografía" no era exactamente idéntica a la que aparece en google cuando se busca "gran fotografía" pero tampoco era muy distinta. Imágenes que son agradables a mi ojo porque están "prolijamente encuadradas" o porque sus colores son armónicos o porque trasmiten alguna emoción a través de los sujetos fotografiados o a través de la atmósfera que generan, o los temas que tratan o contrastan. A partir de lo visto en clase, se me llenó la cabeza de dudas porque de repente estas concepciones propias comenzaban a quedarme ajustadas.
Todos los artistas presentados durante las teóricas me encantaron, y me ayudaron a ampliar mi forma de ver. Por ejemplo, los trabajos de Duane Michals, él decide comunicar sus ideas a través de la secuencia.     


Y no sólo eso, investigándolo y viendo sus trabajos vi a veces recurre a la escritura para explicar aquello que "no se ve" en la fotografía. Me pareció sumamente interesante. Recuerdo que en la comisión hablamos que el título de una serie o de una imagen puede llegar a resignificar a una obra, incluso siendo un elemento "externo". Michals no solo les pone el título, sino que a veces, escribe sobre ellas lo que la fotografía narra. Que sea de su puño y letra le da, para mi, más valor aún, porque la carga de personalidad, de sentimiento. Obviamente no creo que esto sea neceseario para que una fotografía tenga valor personal pero sí me pareció un recurso curioso. 


En "Letter to my father", por ejemplo, su intención no era mostrar solamente la apariencia de su padre a determinada edad, sino contar lo poco amorosa que era su relación. Aunque creo que la frialdad y la distancia se trasmite muy bien en la imagen, su escritura le agrega cierto toque.
También me encantó conocer a Anna Atkins. Me fascina la belleza de las formas en las imagenes que logró. Estoy contemplando plantas y hojas pero siempre parece "algo más", como si toda la forma del universo estuviera contenida en ellas. 


Otro de mis favoritos fue Abelardo Morell,  porque es un amante de las técnicas y lleva eso a niveles bellísimos e interesantes. Por ejemplo, través de la cámara oscura, pudiendo yuxtaponer espacios y generando contrastes, creando paisajes visuales que sólo existen en estas fotografías.


Tiene una serie de fotografías que ilustran el libro "Alice in Wonderland", donde combina escalas, objetos reales, ilustraciones, naturaleza, texturas. Tiene otra que se llama "Photograms" en las que ni siquiera usa una cámara fotográfica, es una técnica en la que se coloca un obejeto por encima de un material sensible que luego  expone a la luz. Y el resultado que logra es hermoso y super extraño.
Como ya dije, todos los artistas mencionados durante las clases me han impactado de alguna forma, tal vez algunos más que otros pero todos tienen lo suyo. Simplemente quería hacer una breve mención de alguno de ellos, junto a una mera apreciación de lo que me sucede con sus trabajos.